Mi hijo mete el pie al andar

Muchos padres acuden a mi consulta porque su hijo “mete el pie al andar”. Esta condición es bastante frecuente y puede ser ocasionada por varias causas:

  • La más frecuente es la anteversión femoral
  • La torsión tibial interna: la tibia del niño está rotada hacia adentro, así como el tobillo y el pie. Algunos niños la corrigen con el crecimiento pero si hay antecedentes genéticos hay menores posibilidad de corrección espontánea.
  • El metatarso aducto, una patología que en caso de no ser reductible requiere tratamiento. Información detallada en ¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene metatarso aducto?
  • Otras causas menos frecuentes

En este post nos focalizaremos en la anteversión femoral. Podrá encontrar más información sobre las otras causas en la página Alteraciones de la marcha.

Para empezar ¿Qué es la anteversión femoral?

Es una situación en la que la cabeza del fémur mira hacia adelante respeto al resto de la pierna, por lo que todo el miembro inferior del niño (hasta la punta del pie) mira hacia adentro y, cuando el niño camina, justamente “mete el pie”.

El ángulo que pueden presentar en la cabeza del fémur los recién nacidos es de 40º y con el pasar de los años suele corregir espontáneamente hacia los 8-9 años de edad a los 15º que presentan los adultos. Es una condición que se suele dar más en las niñas que en los niños.

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene anteversión femoral?

Muchos padres se dan cuenta porque efectivamente cuando el niño camina “mete el pie” hacia adentro, pero no es la única forma de detectarla.

Los niños que presentan esta condición se suelen sentar para jugar en el piso con las rodillas tocándose y las piernas hacia afuera (como la niña de la foto), una posición que para un adulto es muy incómoda y para muchos imposible de realizar.

Anteversión femoral
Niña con anteversión femoral

¿Y si mi hijo tiene anteversión femoral, qué puedo hacer?

En todos los casos en los que los padres detecten una alteración de la marcha en su hijos está recomendada una valoración por parte de un Traumatólogo Infantil ya que, aunque la anteversión femoral es por norma general una condición benigna que suele corregir espontáneamente con el crecimiento del niño, hay patologías ortopédicas que causan una marcha alterada y que sí se deben tratar.

¿Cuál es el tratamiento de la anteversión femoral?

En el pasado se han utilizado varios tipos de botas/ortesis/plantillas/etc. para corregirla pero ahora sabemos que la normal evolución de una anteversión femoral es hacia la resolución espontánea, por lo que en la actualidad ya estos dispositivos no se recomiendan. No hay evidencia de que puedan ser útiles para corregir el cuadro y además causan un fuerte impacto psico-social en el niño.

Tampoco hay que regañar al niño por sentarse con las rodillas tocándose ya que esta es una posición que él encuentra confortable y la irá cambiando con los años.

El único tratamiento eficaz para la anteversión femoral es la osteotomía (cirugía) que se suele reservar para los casos más graves que no han corregido espontáneamente al final del crecimiento y que ocasionan alteraciones en la marcha.

Si sospecha que su niño pueda tener una alteración de la marcha, puede solicitar una valoración: en la página de Contacto encontrará toda la información necesaria.

En el siguiente video podrá apreciar la marcha de una pequeña paciente con anteversión femoral:

Marcha en anteversión femoral

Comments

comments

Deja un comentario