¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene displasia de cadera?

En la primera visita con el Pediatra y en toda las sucesivas revisiones hasta el año este llevará a cabo una exploración de las caderas del bebé con determinadas maniobras para descartar que tenga displasia de cadera.

Pero ¿Qué es la displasia de cadera?

El término Displasia del Desarrollo de la Cadera engloba todas las deformidades que pueden aparecer durante el crecimiento de la cadera ya sea en la cabeza del fémur, el acetábulo o de ambos. Cuando aparecen estas deformidades, la articulación es inestable pudiendo salirse la cabeza femoral. A esto se le llama cadera luxable, pudiendo sacar la cadera de su sitio mediante una maniobra exploratoria. Si se ha perdido toda relación entre la cabeza femoral y el acetábulo, estaríamos ante una verdadera luxación de cadera.

Tipos de displasia de cadera

¿Y con qué frecuencia se presenta?

Se estima que 1 de cada 10 niños nace con inestabilidad de caderas, 1 de cada 100 precisa tratamiento para displasia de cadera y 1 de cada 500 nace con una verdadera luxación de cadera.

Estamos hablando entonces de una alteración muy frecuente en la población, de hecho es la patología ortopédica más frecuente en los recién nacidos.

¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene más riesgo de presentar displasia de cadera?

Se ha visto que determinadas condiciones se asocian con un riesgo más alto de displasia de cadera:

  1. Antecedente familiar de displasia de cadera
  2. Presentación de nalgas
  3. Inestabilidad clínica en la exploración

Por eso, además de la exploración física, la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos recomienda también realizar una ecografía en todos los niños menores de 6 meses que presenten uno o más de estos factores de riesgo. Si tu bebé presenta estas condiciones tendrá que ser valorado por parte de un Traumatólogo Infantil y se le realizará una ecografía de cadera o, a partir de los 6 meses, una radiografía.

Pero tengamos en cuenta que hay otras condiciones que también están relacionadas con un riesgo aumentado de displasia de cadera:

  1. El sexo femenino
  2. Ser primer hijo
  3. Ser gemelo
  4. Oligohidramnios
  5. Peso mayor de 4 Kg al nacimiento
  6. Presentar tortícolis congénita
  7. Presentar metatarso aducto

¿Y qué pasa si no se diagnostica a tiempo?

El diagnóstico precoz de la luxación congénita de cadera constituye el punto fundamental para obtener una evolución satisfactoria, es decir, para obtener el desarrollo de una cadera de características normales. Cualquier retraso en el diagnóstico puede comprometer el futuro de la articulación y provocar la evolución hacia una artrosis precoz. También dará lugar a un acortamiento de la pierna afectada causando secundariamente problemas de columna, rodilla, tobillo y trastornos de la marcha, con cojera permanente.

Por esta razón la meta tanto para Pediatras como para Traumatólogos Infantiles, es conseguir diagnosticar y tratar a todo niño con displasia de cadera antes de los 4 meses de edad.

¿Las mochilas portabebés pueden producir displasia de cadera?

Sabemos que la posición más saludable para las caderas infantiles es la de la “ranita”, con las piernas abiertas de forma natural y las rodillas dobladas. Hay mochilas portabebés y fulares que mantienen esa posición y por eso pueden considerarse seguras, pero muchas de las mochilas a la venta no presentan estas características, por lo que hay que tener mucho cuidado en la elección. En el próximo post iré explicando cuales sistemas de porteo son los más recomendables.

Hay que tener en cuenta que la posición más peligrosa para las caderas infantiles es la de piernas totalmente estiradas, por lo que hay que tener cuidado en como envolvemos a los bebés. La práctica del swaddling, o sea del envolver a los bebés, se realiza desde hace más de 2000 años en casi todas las culturas y sigue siendo de moda ya que tiene muchas ventajas, como la de tranquilizar al bebé y de mejorar su calidad del sueño. Pero hay que realizarla de forma segura porque de otra forma puede llegar a ser un gran peligro para las caderas infantiles. En los próximos posts explicaré la técnica más segura para envolver a nuestros retoños.

¿Qué tratamiento es el más apropiado para la displasia de cadera?

Todos los niños en los que se sospeche o se diagnostique una inestabilidad o luxación de cadera han de ser tratados con un aparato (ortesis) que mantiene la caderas abiertas favoreciendo el correcto desarrollo del acetábulo. Su traumatólogo infantil informará sobre las horas de uso de la ortesis, como cuidar al bebé y como realizar los ajustes.

Hay que tener en cuenta que en algunos casos será necesario un tratamiento más invasivo que puede ir desde una reducción cerrada con yeso pelvipédico hasta una cirugía reconstructiva de la cadera.

Bebé con arnés de Pavlik
Bebé con Arnés de Pavlik

Comments

comments

Deja un comentario